Una fiesta ¡perfecta! | Bebemomentum
Menu & Search
Una fiesta ¡perfecta!

Una fiesta ¡perfecta!

fiesta-extrema-fiesta-consejos-blogCombina una piñata, pastel, dulces, siete hermanitos que no estaban invitados, y 10 niños pequeños, hiperexcitados y cansados: ¿qué tenemos? La típica fiesta infantil.   

Por: Sharon Rapoport

Los expertos en fiestas infantiles nos revelan algunos secretos útiles para que los involucrados disfruten más este importante acontecimiento.

  1. Planea. Realiza los preparativos con anticipación, así no te aterrorizarás si se atraviesa algún contratiempo antes de la fiesta. Los regalitos, las actividades y juegos se pueden preparar con tiempo, y durante los días previos al evento podrás concentrarte en los alimentos y el pastel.
  2. Limita el número de invitados. Guíate por el temperamento de tu hijo para determinar la cantidad de niños que invitarás: ¿reacciona favorablemente dentro de grupos grandes?, ¿interactúa mejor con unos pocos?, ¿prefiere conocer bien a todos los invitados? Los niños pequeños suelen disfrutar más los grupos reducidos.
  3. Dilemas sociales. Es necesario establecer prioridades entre nuestros compromisos sociales y que el niño disfrute su fiesta. Por otro lado, esta es una buena oportunidad para enseñar al niño a ser considerado con los demás. Se considera incorrecto invitar a todo el salón, exceptuando a uno o dos niños. Las opciones son invitar a todos, o sólo a 3 o 4 de los amiguitos más cercanos del niño, para no herir las sensibilidades infantiles (y las de sus mamás).
  4. Hermanos. Ten a la mano algunos regalitos adicionales, por si los invitados se presentan con hermanitos. Si realmente no deseas este tipo de sorpresas, al entregar la invitación discúlpate con la mamá, explicando que tienes espacio limitado.
  5. Simplifica. Si organizas la fiesta en casa, limita el número de invitados y asegúrate de tener suficiente ayuda para las actividades y la limpieza posterior. Otra opción es apartar un salón de fiestas o gimnasio de bebé, en que te resuelvan cuestiones como la comida, el entretenimiento o la limpieza.
  6. Supervisión adulta. En una fiesta de preescolares, cada uno de los niños debe llegar acompañado de un adulto. En caso necesario, y con previo acuerdo, un adulto se puede hacer responsable de dos o tres niños. Recluta a alguien que te ayude a cuidar a tus propios pequeños. Así se previenen accidentes y podrás concentrarte en la logística del evento. Para fiestas de mayores de seis años en que los padres no están presentes, debes contar con un adulto por cada tres o cuatro niños.
  7. La hora del evento. Los niños pequeños disfrutan más los eventos en el medio día, después de la siesta de la mañana. Los horarios se vuelven más flexibles si el niño tiene mayor edad, y disfruta de una fiesta más larga.
  8. Proveedores de entretenimiento. Si contratas magos u organizadores de actividades, obtén referencias de su trabajo, puntualidad y formalidad. De ser posible, observa alguna de sus presentaciones, para asegurarte que te agrade el contenido del espectáculo y que sea acorde con la edad de tu hijo. A los niños pequeños suelen asustarles las personas disfrazadas.
  9. Balancea el menú. Aunque una fiesta sin pastel, ni dulces, no es fiesta, procura ofrecer algunas opciones adicionales, como fruta, verdura picada y galletas integrales con queso.

globos1La fiesta ideal

No subestimes la idea de la fiesta en casa. Indudablemente, es más laboriosa, pero también puede ser muy cálida. Decora, prepara juegos y manualidades, pon música e incluye abundantes bocadillos, y la fiesta será un éxito.

Los primeros años

Aunque los padres desearíamos gritar por los cielos que nuestro hijo ha cumplido su primer año, él todavía no apreciará una fiesta muy elaborada. Antes del tercer cumpleaños una cena familiar o un pastel para compartir el día que te reúnas con su grupo de juego constituye una celebración suficiente.

Los modales en la fiesta

En el terreno de la etiqueta para fiestas infantiles, hay tres frentes: el festejado, los invitados y los adultos. Todos podemos mejorar nuestro desempeño, aunque a los adultos nos toca guiar a los pequeños.

Reglas para los adultos:

  • Los adultos cometemos errores como no llamar a confirmar si la invitación lo requiere, o castigar a nuestros hijos privándolos de una fiesta (también castigamos al festejado).
  • Solemos olvidar que los hijos no nacen con buenos modales. La amabilidad se aprende. Si tu hijo es el festejado, realiza una práctica en la que reciba y abra algunos regalos, diciendo “gracias”. Después del evento, elaboren juntos notas de agradecimiento.
  • Aunque sería irreal criticar la práctica de reciclar regalos (todos lo hemos hecho), al menos procura no darlos como obsequio dentro del mismo círculo de amistades.
  • Si observas que la conducta de tu hijo está alterando el buen desarrollo de la fiesta, por ejemplo, el niño está llorando mientras el mago actúa, es mejor que intervengas.

fiesta2_4En cuanto a los niños…

  • Las fiestas de cumpleaños son parte de las primeras pruebas sociales que enfrenta un niño. Los padres asumimos que saben comportarse, pero eso no siempre es cierto. Lo que sí podemos hacer es ayudarles a obtener, poco a poco, las habilidades necesarias para desenvolverse de manera adecuada.
  • Un niño de cinco años ya es capaz de comprender que aunque un regalo no le agrade, expresarse de forma incorrecta puede herir los sentimientos de quien realizó el obsequio. Pídele de antemano que agradezca sin importar si el regalo le agrada, y que si el regalo no le gusta más adelante lo llevarás a cambiarlo.
  • Conocer modales básicos, como dar la bienvenida a los invitados, o despedirse y agradecer a los anfitriones, constituyen habilidades sociales invaluables, útiles toda la vida. Insiste en que tus hijos las practiquen desde ahora.

Regalos de buen gusto y poco gasto

El gasto en regalos de cumpleaños llega a ser oneroso cuando nuestro pequeño socialité está invitado a una fiesta cada semana. Pero no te preocupes. Concéntrate en que tu regalo sea adecuado para la edad del niño y que muestre que conoces sus gustos, personajes o pasatiempos favoritos (si no es así, puedes preguntarle a su mamá).

Por lo regular, los niños pequeños se alegran cuando reciben juguetes, mientras que sus mamás aprecian las prendas de vestir. Los estuches para hacer manualidades siempre son un éxito. Sin embargo, recuerda la regla de oro: nunca regales algo que a ti o a tu hijo no les gustaría recibir.

¡¡¡Trivia!!!

Para armar la fiesta perfecta, llévate este kit de Hello Kitty con todo lo que necesitas para la fiesta: invitaciones, vasos, platos, velas, mantel, invitaciones, letreros, bolsas para dulces, ¡tooodo!. ¡Tenemos dos!

Etiqueta a 5 amigas en nuestro Instagram para que nos sigan.

Sube una foto de la fiesta de los sueños de tu hijo/a (puede ser de Pinterest) al post de este texto en nuestro Facebook.

Pide a tus amigos que le den like. Consigue más de 15 likes.

Las que cumplan con estos tres requisitos, entrarán a un sorteo al azar. Tienes hasta el viernes 5 de abril a las 10 am. para participar.

Los ganadores tendrán que recoger su premio en la Ciudad de México.

0 Comentarios
Dejar un comentario