PLAN POR SI FUERA CESÁREA | Bebemomentum
Menu & Search
PLAN POR SI FUERA CESÁREA

PLAN POR SI FUERA CESÁREA

578483_10152169255020394_1999624699_n-1-960x500

Por: Guadalupe Trueba

Aquí encontrarás algunas ideas para que elabores un plan de nacimiento por cesárea que sea muy especial y satisfactorio para ti, tu pareja y tu bebé.

¿Cuáles son las principales causas de cesárea?

  • Desproporción entre las medidas de la pelvis y la cabecita del bebé (el bebé no logra encajarse o bien el parto no avanza, ya que no puede bajar por la pelvis).
  • Falta de progreso en la apertura del cuello después de muchas horas de trabajo de parto.
  • Sufrimiento fetal antes o durante el parto (el bebé sufre de tal forma que su vida está en peligro).
  • Mala posición del bebé, que le impide nacer sin riesgos (lo normal es que el bebé esté de cabeza).
  • Complicaciones con el cordón (el cordón se aprieta y disminuye el oxígeno para el bebé).
  • Más de dos cesáreas previas (la cicatriz anterior por la cesárea tiene posibilidades de abrirse).
  • Enfermedad hipertensiva del embarazo (porque disminuyen el aporte de oxígeno al bebé).
  • Placenta Previa o Desprendimiento Prematuro de la placenta (por el riesgo de una hemorragia antes o durante el parto).

Los sentimientos

Cuando una mujer embarazada desea que su bebé nazca de parto natural y sin complicaciones, se decepciona si el médico le anuncia que tendrá que hacerle una cesárea. Para muchas, la cesárea es un desenlace inesperado y no siempre bien asimilado. Aún si la cesárea tiene una causa claramente justificada, es normal que surjan sentimientos de ansiedad, culpa y pérdida de control sobre los acontecimientos. Para el padre, es también un motivo de preocupación saber que a su pareja le van a hacer una cesárea.

Cuando la cesárea se programa con anticipación, los padres tienen un período más largo para adaptarse a los sentimientos que les produce la noticia. En cambio, si la cesárea se decide inesperadamente durante el trabajo de parto y en calidad de emergencia, los nuevos padres sienten gran confusión durante el posparto, que se suma a la ansiedad normal que produce la adaptación a su rol de padres.

Después de una cesárea, muchas mujeres sienten haber perdido una experiencia muy importante en su vida por no haber tenido un parto normal. De ahí que es muy importante hacer “planes alternativos” para que sean respetados sus deseos personales y no sientan que han perdido el control sobre lo acontecido. Hacer un plan en el que manifiestan con claridad sus deseos personales si llegara a requerirse una cesárea, y comentarlo con el médico, ayudará mucho a disminuir los sentimientos que produce no haber logrado el parto como se había planeado.

¿Qué es un plan de parto?

Es una lista de opciones que los padres identifican como preferencias para su experiencia de parto. Los futuros padres deberían discutir su plan de parto con sus proveedores de salud en varias ocasiones durante el embarazo, y debe servir de referencia para el personal médico durante la labor de parto y el nacimiento.

En el Plan de Parto, se anota una variedad de situaciones deseadas, incluyendo lo que la futura madre quiere utilizar como ropa, quién o quiénes desea que permanezcan a su lado, las posiciones que desearía adoptar tanto para el trabajo de parto como para el expulsivo, las estrategias para el manejo del dolor que le gustaría utilizar y cuales intervenciones médicas pueden ser realizadas. La mujer revisa el plan de parto con su médico antes de iniciar el trabajo de parto.

Dichos planes no son considerados documentos legales, sino más bien están diseñados para mejorar la comunicación entre la mujer y su proveedor de cuidados para la salud.

Ideas para elaborar un plan alternativo para el nacimiento       

Desde el embarazo, platiquen acerca de lo que para ustedes sería importante que ocurra, aun si el parto no puede ser normal. Después de pensar en sus preferencias personales, preparen un plan para el nacimiento, revísenlo con sus médicos (ginecólogo y pediatra) y exprésenlo a las personas que estén a su cuidado durante la estancia en el hospital. Lograr sus deseos, les dará una mayor oportunidad de vivir el evento del nacimiento de su bebé como una experiencia satisfactoria y memorable, a pesar de haber requerido una cesárea.

Antes de la cirugía

  • Pídele a tu médico que te explique claramente la razón por la que tiene que hacerte una cesárea.
  • Acuerda con él lo que deseas durante la cirugía (la presencia de tu pareja, poner la música de tu agrado, etc.)
  • Comenta con el pediatra lo que deseas en cuanto al bebé (cómo la posibilidad de que tu pareja esté a su lado mientras lo revisan y de que tú lo tengas en brazos antes de que se lo lleven al cunero).
  • Si la cesárea se decide durante el trabajo de parto, pide a tu médico que les permita unos minutos para asimilar lo que sucede, antes de entrar al quirófano. ¡Es muy importante que tú y tu pareja expresen sus sentimientos!

Durante la cirugía

  • Pide a tu pareja que se ponga un poco de tu esencia predilecta en las manos para que puedas olerla cuando se siente a tu lado y te acaricie la cara. Es muy relajante y disminuye los “olores propios del quirófano”.
  • Pregunta si cuando menos, uno de tus brazos puede quedar sin estar atado y asegura al anestesiólogo que estarás pendiente de no tocar los campos estériles que tendrás cerca de tu cara.
  • Lleva la música que desees escuchar durante la cirugía. La música de tu agrado mejora el ambiente y te hará sentir más relajada.
  • Discute con tu médico sobre la posibilidad de tomarle fotos o video al bebé. Algunos hospitales tienen restricciones al respecto. Si tu bebé está fuera del alcance de tu vista, tu pareja puede enseñarte las imágenes que esté captando.
  • Una vez nacido, pide a tu pareja que se acerque al bebé y le dé la bienvenida, le hable y lo calme con su voz. El bebé abrirá sus ojos y establecerá contacto visual con su papá… ¡La emoción será indescriptible!
  • Dile al pediatra que te deje tener al bebé en brazos algunos minutos antes de que lo lleven al cunero para que disfrutes de su cercanía y contacto. Inclusive lo puedes acercar al pecho para amamantarlo.
  • Pide al anestesiólogo que no te administre medicamentos que te impidan estar despierta y consciente en esos maravillosos momentos en que estarás acariciando a tu bebé.

Después de la cirugía

  • La medicación para el dolor después de la operación estará a tu disposición. Algunas mujeres tratan de evitarla por miedo a que afecte al bebé. Sin embargo, muy poca cantidad le llega y los efectos son mínimos. Amamantar al bebé con frecuencia y evitar la medicación para el dolor, te hará sentir muy incómoda y con dificultad para moverte y cuidar de él. Aliviando el dolor, tendrás una interacción más normal con tu recién nacido.
  • El movimiento para salir de la cama, dar unos pasos e ir al baño puede ser bastante doloroso. Antes de salir de la cama, flexiona tus rodillas y apóyate en las plantas de los pies para ir moviendo la cadera hacia la orilla de la cama. Así disminuyes la presión que sentirás en la herida.
  • Amamantar a tu bebé será posible, aunque con algunos retos después de una cesárea. Puedes amamantar recostada de lado, con el bebé en posición de balón de futbol americano, o colocar unas almohadas o cojines que te protejan de la presión del bebé en la incisión. Pide ayuda a las enfermeras que estarán dispuestas a mostrarte posiciones alternativas.
  • Si en sus planes estaba el tener al bebé en alojamiento conjunto, aun teniendo una cesárea, esto es posible. Si el papá se queda en el hospital contigo, puede ayudar con el bebé cuando se despierte con hambre y llevarlo a tu lado, ponerlo a regurgitar, cambiarle el pañal o pasearlo en brazos cuando sea necesario. Muchos hospitales tienen planes alternativos para escoger entre, tener al bebé en el cuarto todo el tiempo, o elegir tenerlo sólo durante el día.

Los primeros días en casa

La ayuda en casa será esencial para una recuperación más rápida. Si es posible, alguien además de tu pareja, debe permanecer la mayor parte del día contigo y ayudarte con los quehaceres del hogar (casa limpia, alimentos disponibles y lidiar con el teléfono y visitas), mucho mejor si la persona elegida tiene experiencia con el manejo de bebés. La nueva familia (los padres y el bebé), necesita apoyo cuando la madre tiene que recuperarse de una cesárea, al tiempo que cuida de su recién nacido.

Como pueden darse cuenta, hay muchas opciones disponibles para el nacimiento por cesárea. Algunos son “toques personales” y medidas para el confort de un nacimiento por cesárea, que les permitirán sentirse mejor y más confiados. Esperamos que estas sugerencias les ayuden a tener un nacimiento más satisfactorio. No pierdan de vista su meta principal “una mamá y un bebé saludables”.

BIBLIOGRAFÍA

-Organización Mundial de la Salud. Iniciativa para Mejores Nacimientos.

Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS. Vol. 5, Organización Mundial de la Salud. Ginebra 2002

-Springer, D. Birth plans; the effect on anxiety in pregnant women.International Journal of Childbirth Education. 1996; (3):20-5. ICEA (International Childbirth Education Association)

– Enkin, M. Keirse, M., Neilson, J. Crowther, C., Duley, L., Hodnett, E.,

Hofmeyr, J. A Guide to Effective Care in Pregnancy and Childbirth. Tercera Edición. Oxford University Press. 2000 Reino Unido