No me puedo embarazar: existen alternativas | Bebemomentum
Menu & Search
No me puedo embarazar: existen alternativas

No me puedo embarazar: existen alternativas

Tuvimos la oportunidad de platicar con un experto en fertilidad, el doctor Sam Najmabadi, quien ha abierto una sucursal de su clínica de Beverly Hills en Nayarit.

Un espacio de salud

El Hospital en Punta Mita, Nayarit, ofrece todo tipo de servicios hospitalarios, incluyendo una sala de emergencias. La segunda parte del grupo es un Centro de fertilidad, que es, básicamente, una dúplica del que existe en Los Ángeles. La idea era traer toda la tecnología que existe de allá a este espacio paradisiaco y cambiar la experiencia completa.

¿Quién es el doctor Najmabadi?

Es un experto en fertilidad. Ha decidido combinar sus 20 años de experiencia en el campo de la fertilidad con sus 33 años como embriólogo para ponerlos en un ambiente que, idealmente, es mucho menos estresante para la futura mamá y así amentar las posibilidades de un embarazo. “Te recogemos en un carrito de golf, trabajamos en el programa con la más alta tecnología y toda la experiencia con la que contamos, y después te vas a la playa.”

El doctor Sam quedó tan enamorado de Punta Mita que decidió, junto a su esposa, retirarse en ese rincón mexicano, “retiro en realidad significa trabajar menos”. Es un área de resort que nos permite hacer turismo médico.

Esta charla amena e ilustrativa, te hará reflexionar sobre las maneras de ser mamá y en una de esas, se te ocurre alguien a la que podría serle muy útil esta información y cambiarle la vida.

¿Por qué habrían de viajar a Punta Mita si pueden estar en sus ciudades?

La cosa es que la gente viene a verme de China, de Israel, de la Ciudad de México. Muchos vienen a mí porque los tratamientos que han probado no les funcionan. Ahora pueden viajar dentro de su propio país a un espacio donde tenemos la mejor tecnología, de hecho, mucho de lo que ofrecemos no se encuentra en México, como la incubadora o el sistema de pruebas genéticas.

Creo que hay una diferencia entre correr a tu cita de fertilidad en el tránsito caótico de una ciudad y la contaminación, y la serenidad que existe en un lugar idílico. Llegas, haces check-in, acudes a la cita médica, luego caminas por la playa, luego disfrutas la playa y por último la pasas genial en la playa. ¿Ya mencioné la playa? Entonces, al estar en un lugar mucho más relajante, sin contaminación, estás mucho más zen… si la gente cree que ESO no tiene un efecto en los resultados, es porque necesita leer, averiguar más. Toma una persona que está estresada y otra que no, ¿cuál crees que tendrá mayores posibilidades de quedar embarazada? Es la diferencia entre sentir que te están cuidando en una clínica linda versus ir a una “fábrica” o cuando sientes que estás en un lugar con el mejor tratamiento versus un lugar que no es así. La idea es que estos detalles pueden afectar de manera positiva. En este mundo actual, la ubicación no importa realmente porque la gente va al lugar que sea requerido.

Puede darnos tips para mujeres que quieren tener bebés pero no han podido

Cuando quieres quedar embarazada estás estresada. Si escuchas que alguien lo está, quieres estar feliz por ella pero estás triste por ti. Si te invitan al baby shower te frustras. Hacer el amor se convierte en algo mecánico: “ya es tiempo, corre. Tiene que ser ahorita”. Y va poniéndose peor cada vez y si se someten a tratamientos de fertilidad y no funcionan, aún más. Desafortunadamente en fertilidad se puede afectar la relación de pareja entre otras muchas cosas, así que lo que puedes hacer es: Volverte consciente de que necesitan un tratamiento. Ya con esto, habrá que buscar opciones reales y adecuadas. Cuando hayan decidido cuál, deberán de sentirse cómodos con la opción y bien atendidos. Entonces viene la parte espiritual: confiar en la intervención divina, en que todo estará bien. Esto no reducirá el estrés al 100% pero sí significativamente.

Es importante decir que sí hay un pequeño porcentaje de parejas que no lo logran. La pregunta es ¿por qué? Y yo les digo: la única razón es por las restricciones que ponen en mí (el médico tratante). Porque si no funciona el esperma, yo les consigo, igualmente óvulos o una matriz. Yo les puedo ayudar a conseguir todo, la cosa es definir qué es “tener un bebé” ya que tienen que ampliar las posibilidades. Si te aferras a una manera de tenerlo, puede ser que así no se consiga. Es un proceso.

Como médico de fertilidad no estoy sentado ordenando estudios y dando medicamentos, no; conozco a las personas y averiguo qué es aceptable o inaceptable para ellos: religiosamente, económicamente, para entonces armar un plan que les funcione de manera individual.

Sí, el proceso será estresante, no lo voy a negar, pero con todos los componentes mencionados será mucho menor el estrés.

¿Cuál es el momento en el que una pareja debe decir: “ok, necesitamos ayuda”?

Si eres una mujer de 35 años o menos y estás intentando embarazarte, -y al menos que pienses que tienes un problema- después de un año de no cuidarte. Después de ese periodo, es aconsejable ya acudir al especialista. Esto no significa que no vayas antes.

Si eres mayor de 35, aconsejo después de 6 meses de intentos. Esto porque ya no tienes tanto tiempo.

Cuéntenos un poco sobre el proceso

Ya que llegas con el médico, hay que hablar y hacer tu historia clínica: ¿tienes diabetes, lupus, cuántas parejas, hay algún bloqueo en las trompas, cómo está la libido y las erecciones, lo que sea? Se piden pruebas de la calidad de los óvulos, ultrasonidos de conteo ovular, rayos X para ver el útero y las trompas de Falopio, para tener una idea. También la tiroides, los balances hormonales, la genética. Y el conteo de espermatozoides. Ya con los resultados vemos si yo lo puedo arreglar o qué opciones existen.

Un tercio de las veces pueden ser problemas con los óvulos, otro tercio del útero o las trompas, otro tercio del esperma. La verdad es que sí existe un 10 por cierto en que no sabemos qué es, porque todos los exámenes salen normales, pero eso no significa que es suficiente. Entonces hacemos un in vitro y vemos qué hay ahí que no sale en los estudios.

Con los resultados vemos qué tratamiento es el mejor y esperamos, costeable. Sigue poner objetivos: vamos a probar esta manera por este tiempo y si no te embarazas, lo intentamos con este otro proceso. Así la persona también sabe que existe una posibilidad de que no suceda a la primera. Se debe de explicar todo lo que se involucra: mucho desgaste emocional y económico pero esperamos que resulte en un bebé.

¿Qué pasa cuando no llega “el Príncipe Azul”?

Doctor, idealmente las mujeres buscan una familia no sólo el bebé. Así que esperamos a conocer a un hombre que nos llene el ojo, ¿qué pasa si no llega y cumples 30, 31, 36…? ¿Cuál es el momento de decir: voy a congelar mis óvulos? Si realmente quieres ser mamá.

Lo antes posible. Pero no les pasa por la cabeza ni en los veintes ni cuando cumplen 30. Pero a los 36 deben de pensarlo, definitivamente. Porque después de los 40 se vuelve muy difícil.

Ve este ejemplo:

En una mujer de 20 años existe una posibilidad del 20% por mes de quedar embarazada. Si todo está bien ella. Si se congela ese óvulo de 20 años tendrá 5% de posibilidad de quedar fertilizado.

A los 30 bajas al 10% de probabilidades al mes. Un óvulo congelado de esta edad tiene 65% de posibilidades de fertilizarse.

¡Congelas el reloj biológico! Ya no te emparejas con cualquiera. Ya dejas de “darle chance” a uno que realmente te convence.

Cuando tienes 39 las posibilidades bajan al 3% por mes y con un óvulo congelado, 25%. Y después de eso los números son 1% al mes y con óvulos congelados varía entre 10 y 16% de posibilidades. ¿Cuándo es un buen momento? Cuando tú lo creas, pero ojalá sea lo antes posible.

 

¿Cuál es el proceso para congelar tus óvulos?

Primero vas por una evaluación. Si tus óvulos son buenos para ser congelados, tomas un periodo corto de anticonceptivos y siguen inyecciones por unos 10 días para estar seguros que tu respuesta es la adecuada, y si sí, dos días después de la última dosis vas a la sala de operaciones. De una manera sencilla pero sí sedada, retiramos los óvulos. Despiertas y puedes irte, aunque puedes tener cólicos por un par de semanas. Te vamos a decir cuántos óvulos se pudieron extraer y si son buenos. Basados en esto, ¿cuántos son buenos? Más de 15. Pero no significa que si se congelan cuatro no funcione. Porque no todos pueden ser congelados; de esos, no todos pueden ser fertilizados y de esos, no todos crecen. Así que entre más opciones tengas, más posibilidades.

Los óvulos se congelan y se paga una anualidad de entre 300 y cacho dólares a 600 y algo, dependerá del país donde se guarden. Duran tanto como haya nitrógeno líquido.

¿Qué pasa con esos óvulos que no se usan?

Lo que quieras: continuar pagando por guardarlos, los das para adopción, los donas para investigación científica o les pides que sean desechados. Si tienes óvulos congelados es más fácil decidir si es un embrión es más complicado; estás ya hablando de vida.

¿Niño o niña?

Si ya tienes un hijo y quieres otro, pero de un género determinado, vienes conmigo. Y lo podemos hacer, es el mismo proceso sólo que al momento de decidir cuál vamos a ponerte ya hicimos estudios para ver los cromosomas y ver el género.

Nosotros participamos en investigación científica con una muy importante universidad de los Estados Unidos. La idea de la investigación es que si el paciente califica, para el estudio (y deben de tener entre 10 y 39 años), su tratamiento es gratuito. Así que si conocen a alguna mujer interesada, ¡refiéranla conmigo porque esto no durará por mucho tiempo más!

 

Punta Mita Hospital

www.puntamitahospital.com

Ramal Carretera Federal 200 KM 19 No. 1

Punta de Mita, Nayarit

C.P. 63734

Teléfono: 011 (52) 3296880059

Sobre el Dr. Sam Najmabadi

Sam Najmabadi, M.D., doctor especialista en fertilidad de Los Ángeles, está certificado por la Junta de Obstetricia y Ginecología (OB / GYN), así como certificado por la Junta en Endocrinología Reproductiva e Infertilidad (RE / I). Él es el recipiente de la Ortho Pharmaceutical Uwe Goebelsmann, M.D., premio de investigación conmemorativa y beca. El Dr. Najmabadi es miembro de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM), Sociedad Americana de Cirujanos Reproductivos (ASRS), y miembro de la Sociedad para la Endocrinología Reproductiva y la Infertilidad (SREI). El Dr. Najmabadi ha participado en varios estudios, incluyendo investigaciones para la aprobación de fármacos de fertilidad por parte de la FDA, Síndrome de Ovario Poliquístico (PCOS) y Terapia de Reemplazo Hormonal (HRT, por sus siglas en inglés).

1 Comentario
Dejar un comentario