¿Cuál es la mejor herencia a los hijos que realmente les dejamos?
Menu & Search
¿Cuál es la herencia a los hijos que realmente dejamos?

¿Cuál es la herencia a los hijos que realmente dejamos?

Si piensas solo en dinero cuando se habla de herencia a los hijos te tenemos noticias: no es lo único que ellos se llevan. Es más, no es ni siquiera lo más importante.

Los chicos se van llenando de herencias desde el día uno y a veces no nos damos cuenta de que todo ESO es lo que les estamos dando.

La herencia a los hijos que no son dinero

1) Costumbres

Este punto va muy de la mano con el tercero, pero es el primero porque, de alguna forma, es de los más inconscientes. Por medio de rutinas y ejemplos vamos mostrándoles a los niños cómo comportarse ante el mundo y cómo funciona. Un ejemplo claro es la manera y horarios de comer, pero también el ser agradecidos, unidos y limpios.

Diversos estudios demuestran que el 65% de la personalidad del niño se desarrolla antes de los seis años y la familia es fundamental. De hecho, ciertas costumbres (malas) pueden hacer que los pequeños sean socialmente excluidos. Así de fuerte es.

 2) Autoestima

La manera en que el niño se mira, se valora y se ama se forma durante los primeros años y, ¿qué crees? Papá y mamá son muy muy responsables de ello. Esta herencia de seguridad y amor los acompañará durante sus años escolares, universitarios, con sus parejas y como padres. Ayudarlos a que construyan una autoestima sana es uno de los mejores legados familiares. ¿Cómo se hace? Con apoyo, cariño, contención y presencia. Cree en él, aplaude sus logros, impúlsalo a ser él mismo, acompáñalo en los fracasos y enséñale a levantarse.

3) Educación

Según “MentalUp” la educación “es aprendizaje general y personalizado y el proceso de enseñanza que muestra a la gente la mejor manera de vivir. La finalidad de la educación es cambiar y desarrollar el comportamiento del individuo en una manera apropiada con determinados principios”.

Aquí entran dos cosas: la manera en que se desenvuelven en la vida (“¡Qué bien educadito está tu niño!”) y el grado escolar que tengan. En el primer caso, el ejemplo también es el maestro crucial, además del reforzamiento de ciertos comportamientos (y castigo ante otros). En cuanto a la asistencia escolar, sí, son muy importantes los conocimientos que adquieren, pero también el ambiente en donde se desarrollan. La escuela es su ventana al mundo, su espacio de desarrollo social e intelectual, donde pueden hacer descubrimientos y en el que, seguramente, encontrarán sus primeros amores (amistosos y románticos). Por eso, la educación con ejemplo es tan importante como la escuela que elijas. Ambos les darán bases para ser adultos de valor, con herramientas para brillar, destacar, triunfar, salir adelante en momentos difíciles.

Ahora mismo quieres correr a contratar un producto que asegure la educación de tus peques, lee esto para que te enteres de qué les conviene.

¿Verdad que el dinero es la menor de las herencias a los hijos?

0 Comentarios
Dejar un comentario