DIABETES MELLITUS EN NIÑOS | Bebemomentum
Menu & Search
DIABETES MELLITUS EN NIÑOS

DIABETES MELLITUS EN NIÑOS

Por: Blanca Saint Martín,

La Diabetes Mellitus que se presentaba generalmente en la población menor de edad, era conocida como tipo I o dependiente de insulina. En la actualidad, debido al cambio de estilo de vida en el que los niños son más sedentarios y consumen una gran cantidad de productos industrializados, la Diabetes Mellitus tipo II (típica de adultos) se está presentando a edades tempranas.

Existe una clasificación general de la enfermedad:

  1. Diabetes Mellitus tipo I o dependiente de insulina

Este tipo de diabetes se presenta principalmente en niños y jóvenes, y se caracteriza por la deficiencia total en la producción de la hormona insulina por el páncreas, encargada del metabolismo de la glucosa en nuestro cuerpo. En este caso es necesario que el paciente utilice inyecciones de insulina (existen varias presentaciones) para poder metabolizar bien los hidratos de carbono (azúcares) que ingresan al organismo.

  1. Diabetes Mellitus tipo II o no dependiente de insulina: generalmente se presenta en adultos que por diversas razones como una mala alimentación, el sedentarismo y el sobrepeso, comienzan a producir una cantidad insuficiente de insulina para metabolizar los hidratos de carbono.
  1. Diabetes Gestacional: este tipo se presenta en algunas mujeres embarazadas a partir de la semana 20 de gestación. Es una complicación frecuente en el embarazo, por lo que se requiere que la mujer se realice pruebas de sangre continuamente para evaluar su concentración de glucosa en sangre.

Los síntomas generales de la diabetes son: aumento en el número de micciones (orinan más), aumento en la sed, hambre excesiva y en ocasiones pérdida de peso repentina.

Las consecuencias de la enfermedad son a mediano y largo plazo, como la pérdida de la visión, problemas de cicatrización, alteraciones circulatorias y trastornos cardiovasculares entre otros. Sin embargo, un paciente diagnosticado como diabético, puede tener una calidad de vida satisfactoria si practica ejercicio, ingiere los medicamentos que se le indican y sobre todo, si sigue un plan de alimentación adecuado.

La diabetes: Un problema de Salud Pública Mundial

México está dentro de los 10 primeros países con mayor número de casos de diabetes. La diabetes tipo II que es la que se presenta en el adulto, se relaciona de manera directa con el peso corporal. De hecho, la obesidad es uno de los factores más determinantes en el desencadenamiento de la diabetes. En México existen 8.2 millones de personas con diabetes, con un crecimiento del 10.9% anual de casos. Cabe mencionar que gran parte de la población que es diabética, no lo sabe hasta que ya es demasiado tarde (1).

En Estados Unidos, se ha detectado que 1 de cada 3 niños padecen obesidad y en un corto plazo desarrollan diabetes mellitus.

¿En qué casos se presenta diabetes durante la infancia?

La diabetes tipo I era la más común entre la población infantil. Sin embargo, en la actualidad la diabetes tipo II se ha presentado en infantes.

Un niño con sobrepeso tiene mayor posibilidad de desarrollar la enfermedad y si presenta uno o más factores de riesgo descritos en el cuadro 1, es indispensable que se le realice un análisis de glucosa en sangre cada dos años.

Factores de Riesgo para el desarrollo de Diabetes Mellitus en niños

  1. a) Si el niño tiene un pariente en primer o segundo grado con Diabetes Mellitus tipo II.
  2. b) Si pertenece a algún grupo étnico de riesgo: nativos americanos, negros, latinos, asiáticos o de las islas del pacífico sur.
  3. c) Signos de resistencia a la insulina: presión elevada, colesterol elevado, triglicéridos elevados en sangre, síndrome de ovario poliquístico.

Fuente: Mahan & Escott. Nutrición y Dietoterapia de Krause. Mc Graw Hill. 10a edición, p.80

¿Cómo tratar a un niño diabético en casa?

Lo primero es que al ser diagnosticado, el niño sea tratado con los medicamentos adecuados y se establezca una dieta que controle su padecimiento y que a la vez le permita seguir creciendo y desarrollándose. Los papás se deben involucrar en el control del azúcar de su hijo. Para ello, en el mercado existen dispositivos sencillos y prácticos que permiten monitorear continuamente la concentración de glucosa en la sangre.

Monitorea la concentración de azúcar de tu hijo desde casa

El médico te indicará con qué frecuencia debes realizar esta prueba a tu hijo. Generalmente son varias veces al día, por lo que necesitarás contar con un equipo sencillo, pero sobre todo, que afecte lo menos posible a tu hijo. Busca aparatos que te garanticen menos dolor en la punción (se emplea una lanceta que “picará” el dedito de tu hijo), que requiera una muestra pequeña de sangre y que te den resultados precisos en un tiempo corto. Debes llevar un registro de la concentración de glucosa en sangre para evaluar si tu hijo está bien controlado o requiere algún cambio.

Las recomendaciones generales para tratar o prevenir la diabetes en niños son:

  1. Promueve la práctica de ejercicio: procura por lo menos tus hijos realicen de 1/2 hr. a 1 hr. de ejercicio 5 veces por semana. Esto ayudará a controlar su peso y favorecer el metabolismo de los hidratos de carbono.
  2. Elimina de su alimentación los hidratos de carbono simples; evita los alimentos con azúcar y sin fibra. Controla el número de dulces y golosinas. Motiva el consumo de frutas y cereales integrales.
  3. Evita que ingieran refrescos, jugos industrializados o agua con grandes cantidades de azúcar.
  4. Consuman alimentos preparados en casa higiénicamente, y controlando la cantidad de grasa y azúcar.
  5. Se flexible en la cocina. Si a tus hijos no les gusta el platillo que cocinaste, ofréceles alguna alternativa saludable que sustituya la preparación. Controla los productos de origen vegetal, pero no obligues a tus hijos a comer cantidades excesivas de verduras.
  6. Habla con tus hijos de nutrición. Si los concientizas, será más sencillo que adquieran hábitos saludables.
  7. Prepara personalmente su lunch escolar. Si en la escuela le ofrecen este alimento, infórmate sobre las opciones que se ofrecen y si es necesario, habla con el personal de la escuela para que promuevas hábitos saludables.
  8. Pasa más tiempo con tus hijos, ocúpense en actividades recreativas y que no vean más de dos horas de televisión. Evita que sus salidas en familia sean únicamente para consumir alimentos rápidos.

Si practicas estas recomendaciones, estarás promoviendo la salud de tus hijos y beneficiarás a toda la familia. Si deseas un plan de alimentación específico para tu hijo, ya sea para controlar su peso o si es diabético, siempre consulta a un nutriólogo especialista.

Referencias: Encuesta Nacional de Salud 2000. Secretaría de Salud / Instituto Nacional de Salud Pública. México 2003. Tomo I