CONTROL DE PESO DURANTE EL EMBARAZO | Bebemomentum
Menu & Search
CONTROL DE PESO DURANTE EL EMBARAZO

CONTROL DE PESO DURANTE EL EMBARAZO

Por Lic.C. Nutrición Blanca Saint Martin Posada / Nutrition and Marketing Solutions

Si partimos del punto de que la salud del ser humano se ve afectada desde el momento en que se encuentra en el seno materno, podemos destacar la importancia de la alimentación y los cuidados generales que debe tener una mujer embarazada. Aunque la gestación es un proceso en el cuál la mujer debe aumentar en promedio 9 a 12 kg,

  • ¿Cuándo es el momento ideal para iniciar esta ganancia de peso?
  • ¿Debe incrementar el mismo número de kilogramos una mujer que inicia el embarazo con bajo peso, comparada con una de peso normal o una mujer con sobrepeso?
  • ¿Cómo debe alimentarse durante este período para que la ganancia de peso sea satisfactoria? ¿Qué alimentos se deben incluir en la dieta de la embarazada?

Evidentemente es indispensable la orientación adecuada de un especialista en nutrición para que el curso del embarazo sea un proceso que favorezca la salud del bebé y mantenga en buenas condiciones a la futura madre.

Ganancia de peso durante el embarazo

El peso corporal de la mujer aumenta por la formación de los tejidos y órganos del bebé, las estructuras de soporte de la vida en formación, como la placenta y el líquido amniótico, y el incremento en los depósitos de grasa que preparan a la mujer para la lactancia. Del mismo modo, se efectúan cambios en el aparato digestivo, en el aparato circulatorio y en todo el cuerpo, con el fin de permitir la correcta evolución del ser que viene en camino y tener al final un bebé que nazca en buenas condiciones de salud.

Tradicionalmente se recomienda que durante todo el embarazo la mujer aumente entre 9 y 12 kilogramos. Sin embargo, en años recientes se han establecido parámetros para determinar cuál es la ganancia óptima dependiendo del peso con el que la mujer inicie el embarazo. Estos parámetros se han desarrollado con base en un indicador que relaciona el peso con la estatura, denominado “índice de masa corporal” (IMC, cuya fórmula es peso (kg) / estatura expresada en metros). Un IMC normal (en el que el peso corresponde a la estatura de la persona) se ubica en valores de 19.8 a 26, por debajo de este valor, se considera un peso subnormal o bajo ; un IMC mayor a 26 y hasta 29 implica sobrepeso y el IMC arriba de 29 es indicativo de obesidad. Para cada caso, existe una recomendación de ganancia de peso durante el embarazo total, dividido por trimestres, como se señala en el siguiente cuadro:

Aumento de peso recomendado para las mujeres embarazadas con base en el índice de masa corporal (IMC)

Categoría de peso basada en el IMC Aumento de peso total en kg (en los 9 meses)*

Aumento deseado durante el primer trimestre (peso en kg) y aumento de peso semanal durante el segundo y tercer trimestres del embarazo (peso en kg)

  • Peso bajo o subnormal (IMC< 19.8)    5 – 18.0     2.3       0.49
  • Peso normal (IMC = 19.8 a 26)             5 – 16.0     1.6       0.44
  • Sobrepeso (IMC >26-29)                        0 – 11.5       0.9       0.3
  • Obesidad (IMC > 29)                               Hasta 6 kg

Fuente: Subcommittee on Nutritional Status and Weight during Pregnancy and Subcommittee on Dietary intake and Nutrient Supplements during Pregnancy, Food and Nutrition Board, National Academy of Science. Nutrition During Pregnancy. Parts I and II. Washington, DC. National Academy Press, 1990)

*Las adolescentes embarazadas deberán tratar de lograr aumentos en el extremo superior del rango recomendado. Las mujeres con estatura corta (menos de 1.57 m) deben lograr aumentos en el extremo inferior del rango.

Cabe destacar que lo ideal es mantener un peso adecuado durante toda la vida y especialmente cuando se tiene en mente el embarazo. De no ser posible, el cuadro anterior es una guía práctica para vigilar la ganancia de peso durante la gestación. No se recomienda la ganancia de peso repentina y lo más adecuado, es lograr un aumento de peso moderado durante los tres primeros meses.

Ahora bien, ¿cómo puede la mujer lograr ganar el peso correcto durante este proceso?

Para lograrlo, a continuación se presenta el decálogo de la buena alimentación durante el embarazo:

  1. Mantener sin cambio el consumo de alimentos desde el inicio del embarazo, hasta el tercer mes para evitar ganancias de peso excesivas.
  2. Incrementar 300 calorías extras a partir del cuarto mes para favorecer una ganancia de peso correcta. Algunos ejemplos que cubren esta cantidad de calorías son:
  • 1 taza de yogurt natural con una fruta y 5 galletas marías ó
  • 1 quesadilla asada con 30 g de queso oaxaca y un vaso de jugo de frutas ó
  • 1 bolillo sin migajón con 1 rebanada de aguacate y 30 g de queso fresco
  1. Para asegurar el consumo de vitaminas y nutrimentos inorgánicos (minerales), es necesario incluir frutas y por lo menos una ensalada de verduras diariamente.
  2. Para consumir la cantidad de proteínas necesarias durante el embarazo, debe ingerirse de 1 a 2 productos de origen animal al día (un huevo, una pieza de pollo, ½ taza de atún, 30 g de queso, etc) y siempre incluir leguminosas (frijoles, habas, lentejas) en combinación con algún cereal (tortilla, arroz, pan).
  3. Tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día y moderar el consumo de sal. No adicionar sal extra a los alimentos preparados.
  4. No consumir bebidas alcohólicas porque ponen en riesgo la salud del bebé.
  5. Evitar el consumo de cafeína que se encuentra tanto en el café como en refrescos de cola y tés, entre otros. Limitar el consumo de café a un máximo de 2 tazas al día.
  6. Evitar el consumo de alimentos por antojo y tratar de comer en horarios fijos. A partir del 4º mes de embarazo, además de las tres comidas principales, se puede ingerir un pequeño refrigerio a la hora del día que la mujer lo decida.
  7. No es necesario incluir alimentos bajos en calorías.
  8. No consumir complementos de vitaminas y minerales sin la supervisión del médico y del nutriólogo.

Recuerda, ésta es sólo una guía práctica, lo ideal es consultar a un nutriólogo para que con base en tus hábitos alimentarios y datos personales pueda individualizar una dieta recomendable acorde a tus características.